pantalla

En este año hemos podido ver como las distintas compañías se esfuerzan por implementar un elemento diferenciador para sus dispositivos. En esta carrera por la tecnología las pantallas son las protagonistas.

Más allá del hardware en sí mismo, lo que se está logrando es que cambie la experiencia del usuario de ahora en adelante. En el caso de Motorola, la motivación es sencilla: que las pantallas no se rompan. En España la rotura de pantalla es el motivo más frecuente para llevar el móvil a un servicio técnico, superando en gran medida las demás incidencias. Así nace Motorola DROID Turbo 2.

Este modelo presenta la nueva tecnología para pantalla denominado por la compañía “Shatterproof”, que consiste en una mayor resistencia de la pantalla, que de momento sólo presenta este modelo. Esto se consigue gracias a las diversas capas que componen la pantalla AMOLED flexible, como se demostró en la presentación de este dispositivo en la que lo dejaron caer desde una altura considerable demostrando que la mejora funciona.

Otra de las empresas en incorporar una tecnología similar ha sido Huawei Technologies, con el Huawei Mate S. Se trata de una pantalla sensible a la presión aunque de funciones algo más limitada. En realidad Huawei ha sido la primera en sacar esta tecnología al mercado, y sobretodo, la primera en implementarlo para Android.

La tercera empresa a la cabeza no podía ser otra que Apple, que sacó el Force Touch en su Apple Watch y los trackpads para los ordenadores, consiguiendo los primeros indicios de esta tecnología. Pero la que podemos ver para móvil, el “3D Touch”, ya la podemos experimentar en los últimos iPhone 6s y 6s Plus.

apple

Si a esto le sumamos el lector de huellas (algo que finalmente no vimos en los iPhones 6s), la aparición del 3D Touch y la desaparición de botón físico, podría significar un futuro sin “click”. Es decir, que tanto el desbloqueo, como la multitarea, como la vuelta al springboard no necesitarán esa acción y se tratará de una combinación de gestos y presiones. Veremos si en 2016 las pantallas siguen siendo las protagonistas de las mejoras tanto de una casa como de otra.